Avisar de contenido inadecuado

Venciendo obstáculos emocionales: El maltrato

{
}

 TAGS:undefined

Ésto es una  conferencia sobre el interés de superar nuestras falencias de personalidad; en este caso si hemos sufrido maltratos o sómos quienes acostumbramos maltratar a otras personas fisicamente , psicológicamente o mediante palabras.

Os es necesario venir a Jesús quien si puede sanar nuestra alma , el estado de nuestras emociones y borrar nuestros traúmas de tal modo que lleguemos a una estabilidad emocional que nos ayude a vivir en plenitud para la Gloria de Dios.

 

VENCIENDO LOS OBSTÁCULOS

2 Samuel 18: 19-23

Siempre que vos vas a edificar algo grande, siempre que vos a construir algo importante, siempre va a ver enemigos que te van a tratar de frenar. Siempre que trates de iniciar un sueño, un proyecto, el enemigo va a levantar gente violenta para tratar de maltratarte. Hoy la violencia está a flor de piel, según las estadísticas que tengo, se asesina a una persona en el mundo cada veintitrés segundos, una violación cada seis segundos, un asalto cada treinta segundos, un robo de coche cada veinticinco segundos. La violencia está instaurada en la sociedad.
Hoy la gente está muy loca y violenta. Basta manejar o mirar fijo a alguien en el colectivo o ver la gente que inmediatamente ejerce violencia para ganar sus derechos.
En este historia bíblica tenemos a una persona llamada Joab, y tenemos otra persona llamada Ajimaz, este era el correo de aquel entonces.
Sucede que pasa algo importante en la casa del rey y Ajimaz le dice a su jefe Joab: "Quiero llevarle la noticia al rey porque yo soy el correo". Entonces Joab le dice: "No, vos no vas a ir" y llamó a otra persona y le dijo: "Vos llevale el mensaje", pero la otra persona no era el correo. Entonces Ajimaz se enoja: "Dejame ir a mí, si yo soy el correo, dejame llevarle la noticia al rey". Joab se enoja y le dice: "¿Pero qué te crees? ¿Te pensás que te van a dar una recompensa? Si la noticia que vas a llevar no es una noticia positiva". Pero mientras hablando Ajimaz con su jefe, el otro hombre salió corriendo a llevar la noticia. Al ver esto, Ajimaz insistió más, hasta que Joab se lo permitió. Empezó a correr y lo alcanzó al cusita, le ganó y llegó primero al rey y le dio la noticia.
Joab representa a la gente maltratadota, representa a la gente que quiere frenar tu sueño, representa a la gente que quiere frenar el potencial, la tarea, el sueño, el llamado que vos tenés. Joab representa a la gente que un día te dice que sí y otro día te dice que no; un día te dice: "Te amo" pero el día anterior te engañó con otra mujer; representa al hombre golpeador, maltratador; representa a la persona que un día te trata bien y al otro día te descalifica, te insulta y te maltrata.
El enemigo siempre, que hay alguien que tiene una buena noticia o tiene un sueño para alcanzar, va a levantar obstáculos.

Siempre que me proponga a hacer algo bueno para Dios, el enemigo levantará maltratantes.

Ocho señales para saber si sufrís el maltrato
Si contestás a cualquiera de estas señales con un sí, vos sufrís el maltrato.
Pensá en alguien que te haya maltratado físicamente o emocionalmente o espiritual y recordá esa persona y la situación. ¿Recordás alguna situación?
Todos tenemos un recuerdo de maltrato y lo importante es saber si estamos sanos o no.

1- Problemas interpersonales
La persona que no está sana tiene dificultad para llevarse bien con la gente. Son problemáticas y con problemas. Donde van tiene problemas interpersonales: van a un trabajo y te despiden; van a una casa y no la quieren; llaman a alguien y le dicen que esa persona está ocupada. Tienen dificultades para intimar, compartir. Son personas que viven quejándose, son personas problemáticas que no pueden llevarse bien con la gente. La persona problemática dice: "Si no les gusta como soy, cambien ustedes".
Si vos tenés problemas interpersonales es porque Dios te tiene que sanar ese maltrato que sufriste.

2- Maltratar físicamente a otros
Siempre que una persona es maltratada es muy frecuente que maltrate a otros, que empiece a gritar, a romper. Si vos sos una persona que insultás, gritás, rompes cosas o tal vez nunca le pegaste a nadie, pero cuando estás enojado rompés los platos, la mesa, gritás, das portazos, es porque estás necesitando sanidad divina en tu corazón.
Toda persona que maltrata, que dice: "Yo no lo quise hacer pero me agarró una furia y rompí, tiré". Hace un tiempo vi a un muchacho que nunca le había pegado a nadie, pero se mordía los nudillos, me dijo: "Pastor, antes le pegaba a la pared, pero nunca le pegué a nadie. Por eso yo no necesito sanidad". Pero cuando vos te maltratás o maltratás al otro es porque todavía Dios no te ha sanado. Aunque vos te sientas culpable, aunque te hayas arrepentido y aunque hayas confesado el dolor de haber gritado, roto, etc; todavía Dios no te ha sanado.

3- Incapacidad para reír y gozar de la vida
Toda persona rígida, cerrada, seria, amargada, imperativa, que le gusta dar órdenes; esa gente todavía no tiene sano su maltrato. Son personas que les gusta controlar a los demás y les gusta racionalizar la violencia, como por ejemplo: "Gracias a Dios que mi padre me dio unos buenos cinturonazos y golpes. Eso me enseñó a obedecer, a respetar y a no ser tan impulsivo y adúltero". Ha dicho: "Mi papá me pegaba pero qué bien me hizo, sacó un hombre de bien". Pero vos nunca le pegaste a nadie, porque sos un amargado recalcitante que ni el diablo te quiere. Otra persona me dijo: "Mi mamá me golpeaba con la vara, la cual yo iba a buscar. ¡Cómo lloraba! Pero doy gracias a Dios por esos recuerdos que me hacen bien", "Yo era rebelde, por eso necesitaba las buenas palizas que me daban". Son personas que por ahí no van a maltratar pero que son rígidas, duras, inflexibles.

4- Robo y mentiras
Hoy sabemos, por la psiquiatría y la psicología penal, que casi todos los delincuentes fueron maltratados en su infancia. Casi el 99,9 de las prostitutas fueron maltratadas sexualmente o abusadas y lastimadas. Hoy sabemos que el motor de la delincuencia no es la pobreza, es el maltrato. Esas personas, que son maltratadas, descalificadas, cuando crecen tienen un sentido de furia, de ganas de destruir tan grande que se dedican a robar, no por que lo necesiten en sí, sino por el deseo de ejercer poder y maltratar a los demás.

5- Sentirse incapaz
Si vos te sentís bloqueado. Hay personas que dicen: "Pastor, yo nunca grité, yo nunca pegué, yo nunca robé. Pero me siento menos, yo siento que no puedo. Yo me siento una tarada". Son personas que no saben, que no pueden, inútiles, que se inmovilizan, le pegan y no hacen anda. Son mujeres que salen con un hombre que las engaña, que las maltrata, dicen: "Me parece que no me quiere, bueno le voy a dar otra oportunidad".
Personas que están como bloqueadas, anestesiadas, personas estafadas económicamente y no hacen nada, le sacaron la plata de la mejor manera ¿y qué hiciste? "No, yo iba a la iglesia donde el pastor dijo que teníamos que hipotecar la casa para que compremos la iglesia". Pero el pastor se escapó con la plata, y esta gente son personas maltratadas que tienen un bloqueo generalizado.

6-Maltratar a otros emocionalmente
Cuando vos descalificás a la gente es porque vos fuiste maltratado emocionalmente, y no fuiste sanado, y te preguntan: "¿Y vos a dónde vas?" y le contestás y te dice: "A esa estúpida vas, esa no sabe nada", y "¿Dónde te congregás? ¿En Presencia de Dios? a esa iglesia vas, ahí te dan un casete para que invites a alguien". Personas que necesitan descalificar, criticar, chusmear, mandar pataditas, risitas burlonas, tratar a los demás como si fueran objetos o basura para alcanzar nuestra agenda privada, porque la gente maltratada que no está sana no viene a servir a la iglesia, viene a servirse de la iglesia.
Un pastor me comentaba que una persona le dijo que iba a esa iglesia porque ese lugar le iba a servir como trampolín para su ministerio y el pastor le dijo: "De trampolín pero para una pileta sin agua".
Gente maltratada que maltrata emocionalmente, descalifican, se burlan, mandan pataditas, gente que repite hasta el cansancio: "TE LO DIJE, TE LO DIJE, TE LO DIJE". Es gente que le dicen a sus hijos: "¡Ojalá que te mueras, no te aguanto más! ¡No te quiero más, ya no sé que más hacer!". Papás que no le hablan a sus hijos por horas o por días, mamás que se hacen las muertas cuando sus hijos se portan mal.
Si vos tenés todavía estas cosas en tu corazón es porque todavía vos no fuiste sanado del maltrato, pero hoy Dios te va a sanar porque Dios te quiere sano, prosperado, bendecido y en victoria.

7-Personas que son controladoras y celosas
Toda persona celosa es una persona que tiene miedo a perder, entonces te acosan: "¿Dónde estuviste?, ¿con quién hablaste?, ¿con quién fuiste?", "No me gusta que te vistas así", "¿Con quién vas?", "No sé si te amo, te quiero pero no te amo", "Dejame orar a ver qué es lo que Dios me muestra".
Estas son personas que fueron maltratadas física o emocionalmente o espiritualmente y entonces se dedican a celar y a controlar a todo el mundo como una forma de liberar ese dolor, esa bronca y ese deseo de venganza sobre otros.

8-Las personas maltratadas que no están sanadas tendrán problemas con las figuras de autoridad.
"Yo no me sujeto a nadie, sólo a Dios y a nadie más" una frase que parece espiritual pero que es perversa.
Personas que tuvieron problemas con los papás, con los maestros, con la policía porque no pueden sujetarse a nada ni a nadie, no pueden obedecer una señal de autoridad y si lo hacen, la obedecen mordiéndose la lengua pero en el fondo son rebeldes por naturaleza.
¿Por qué no pueden ponerse bajo una autoridad? Porque son violentos, porque como son personas que fueron maltratadas por alguien de autoridad sienten que toda la autoridad es AUTORITARISMO.

¿Qué cosas podemos incorporar en nuestro corazón para tener un espíritu fortalecido y lleno de la gloria del Señor?, ¿Qué hábitos tenemos que incorporar para tener una fortaleza interior indestructible?

La respuesta es: "DEPENDE DE MÍ", "DEPENDE DE MÍ, DEPENDE DE MÍ, DEPENDE DE MÍ".

1-Si vos querés ser un edificador y que nadie más a partir de ahora maltrate tu vida vos tenés que incorporar la ley de la independencia: Nadie va a hacer nada por vos, depende de vos, tu vida depende de vos, no depende de tus papás, ni de mí, ni de la gente. Vos dependés de vos. Si vos no hacés nada por vos nadie hará nada por vos. No esperes nada de nadie porque nadie te debe nada.
Sólo depende de vos. Depende de vos.
Tenés que aprender hacer tu parte. Mucha gente ha sido maltratada porque no ha aplicado este principio, no dependas de nadie, con vos y Dios alcanza.
Dependé del Señor y de tu corazón y de nadie más y entonces nadie más te va a lastimar.

Cuando vos naciste, tuviste que respirar por tus propios medios porque desde ahí en adelante cada respiración depende de vos.
¿Sabías que el de al lado tuyo no puede respirar por vos? Tenés que aprender a respirar por vos, abrí tus pulmones y respirá. Todo el mundo te puede ayudar pero a última hora depende de vos, de vos y de vos.
Tu sanidad depende de vos, tu prosperidad depende de vos, ni del presidente, ni de mí, depende de vos, tu felicidad no depende si estás en pareja, ni de tus hijos, depende de Dios y de vos, porque Dios es tu fuente y vos sos la fuente de Dios.

Hacía 38 años que el paralítico estaba en el estanque, cuando se le acerca Jesús y le dice: "¿Quieres ser sano?" y el hombre le contesta: "No tengo quien me meta en el estanque, no depende de mí."
¿Por qué pensamos que el Señor le pregunta si quiere ser sano? Es porque hay gente que está enferma pero que no quiere ser sana, quieren que los sanen los demás.
Son como esas personas que tienen depresión y están con el bastón en la cama, pero desde allí con ese bastón y con su depresión manejan a toda la familia. Con el bastón mueve todas las piezas.

Entonces el Señor le pregunta: "¿Quieres ser sano?" y él le contesta: "No tengo nadie que me meta en el estanque". El hombre siempre llegaba tarde al estanque para cuando llegaba el ángel y movía las aguas para que la gente se sanara, este hombre estaba acostumbrado a depender de los demás pero Jesús le dice: "¡LEVANTATE, TOMA TU LECHO Y ANDA!". En otras palabras, le dice que se haga cargo de su vida y cuando el hombre se hizo cargo de su vida y dijo: "DEPENDE DE MÍ", se levantó, tomó el lecho y se fue caminando porque tu sanidad, tu bendición y tu prosperidad dependen de vos.

Levantate y abraza tu bendición, abraza tu prosperidad, depende de vos y vos lo vas a lograr.

Depende de vos. Levántate. ¿Estás enfermo, esperando que Dios te sane?, ¿hay alguien en silla de ruedas? Todos los días vas a probar levantarte de esa silla, porque no depende de que te oremos acá, depende de que vos te levantes, sino te levantás a la mañana, será a la tarde, y si no será al otro día pero debés declarar que te vas a levantar porque vos por las llagas de Jesucristo estás sanado.

A la gente que le orás por su vista le hacés sacar los anteojos, pero apenas terminás la oración se ponen los anteojos y ni prueban si Dios los sanó o no.

Una cosa es que lo pruebes solo pero otra es que venga el Maestro y te diga: "Yo te lo ordeno, LEVANTATE y esta noche el que te lo dice no soy yo, es el Padre de las Luces, el Creador del cielo y de la tierra, El que te dice: LEVÁNTATE Y PROSPERA, LEVÁNTATE Y SÉ SANO, LEVÁNTATE Y APLAUDE, GRITÁ, LEVÁNTATE Y CAMINA, LEVÁNTATE Y TOMA A TU FAMILIA, LEVÁNTATE Y AVANZA, TOMEN EL COLEGIO, TOMEN LOS CANALES, LA MANZANA, LA UNIVERSIDAD, TU TRABAJO, LEVÁNTATE Y TOMA TU COCHE, TU FAMILIA. LEVÁNTATE.
NO ESPERES QUE NADIE MÁS TE LLEVE A UPA.

¿Pastor me puede orar?...orate vos, vos tenés la misma fe que yo.
Levántate.

2- Para tener un espíritu indestructible y nadie más te lastime y caminar en victoria.
Gritá: Lo puedo, lo puedo, lo puedo, lo puedo, lo puedo.
Si vos te vas a congregar en Presencia de Dios nunca digas no puedo. Acá vas a confesar la palabra que dice: todo, todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Puedo prosperar, podemos ganar una ciudad, podemos tener ideas de oro, viajar, vos debés tomar tu bendición, sino la va a tomar otro.
No me digas que no se puede si alguien lo está haciendo, no me digas que no se puede porque mientras vos me decís que no se puede hay alguien que lo está haciendo lo que vos me decís que no se puede.

SE PUEDE EN CRISTO QUE ME FORTALECE Y ESTE NO FALLA. ESTE SALE PERFECTO. LO PUEDO.
"Lo que pasa es que yo lo intento pero a mí no me sale". Lo que pasa es que a vos te falta investi-acción. Es investigación más acción.
Antes de que hagas algo, investigá. ¿Vas a poner un negocio? Investigá: dónde, cuándo, por qué. ¿Vas a poner un negocio? Tenés que investigar qué hizo el anterior, cómo, en qué falló, dónde es.
Hay gente que no investiga, se manda, dice: "En el nombre del Señor voy", y el Señor te dice: "Yo no te respaldo".
"No sé por qué me fue mal en el negocio, no sé por qué tengo tantas deudas". Porque no te sentaste a investigar. Porque con la persona que te asociaste tenés que saber con qué pastor está, en qué barca, está en pecado, si ya estafó a alguien.
Jesús dijo: "Si vas a la guerra, sentate a hacer números".

Pero después que investigaste, tenés que accionar, por eso es investi-acción. Porque algunos se quedan investigando, orando, investigando, pero no van a la acción.
"Pastor, yo tengo todos sus cassettes". Pero ¡hacé algo!, ponelo en acción.

Nunca sabré todo lo que puedo hacer, hasta que no empiece a hacerlo.

"Es que lo que tengo es poco". Nunca será suficiente, hasta que no comiences a hacerlo. Entonces, vos tenés que investigar, documentarte, charlar, ver; no moverte por impulso. Pero una vez que juntaste todo, que estudiaste, que oraste, se lo entregaste al Señor; entonces ya vas a la acción y ponés tus manos al arado. "Porque si alguno", dice Jesús, "oye mis palabras y no las hace, le compararé a un estúpido que hizo la casa sobre una arena y vino la tormenta y derribó la casa". Porque oyó y no hizo.

Josué estaba frente al mar del Jordán: "Señor, abre el Jordán" y Dios le dice: "Meté los pies". Y la Biblia dice que cuando pisaron el Jordán, se abrió tal cual como sucedió como Moisés. Porque Dios quiere que seas de acción, que vos pongas por obra. Si vos te vas de la reunión y aprendiste "Tengo que confesar la palabra", salí y aplicalo.
"Es que a mí en el trabajo me va muy mal". Aplicá la palabra, ponela por obra.
Sino vas a tener el síndrome de Matusalem. Él vivió 969 años y sólo tiene dos versículos en la Biblia, no hizo nada.

Voy a sembrar bendición

Vos querés protegerte del maltrato, aprendé a tratar bien. Cada ves que vos tratás bien, vos cosechás sabiduría de Dios. Cada vez que tratás bien, vos cosechás amigos, gente que te va a defender en el momento difícil, gente que en el anonimato te van a ayudar, porque sembraste bendición. Cuando vos sembrás buen trato, vas a cosechar sabiduría divina. Cuando vos tratás bien es una semilla que estás sembrando. La verdadera honra es tratar bien al que está debajo de tuyo. Cuando sembrás buen trato, cosechás autoridad del cielo, cosechás amigos, conexiones de oro.
Yo aprendí a tratar bien y Dios me abrió las puertas de las naciones, porque Dios dice que tu don te abre las puertas y te lleva delante de los grandes.

Aimaas era el cartero, tenía un hombre maltratante que le decía; "No, no, no". Pero Aimaas hizo algo a favor de su idea, no perdió su visión.
Nada ocurrirá hasta que hagas algo, vos sos un corredor. Vos sos el cartero de Dios, vos llevás las noticias del cielo y hay diablos que te dicen: "No, no lo vas a hacer". Pero vos te tenés que rebelar y decir: "Yo tengo un sueño, yo tengo una vocación, yo tengo un talento, yo tengo un don, yo tengo una habilidad, y nadie me va a decir que no puedo liberar mi potencial porque si Dios me lo dio, Él es el único que me lo puede prohibir. Dios no es el que me prohíbe, es el que me envía. Yo voy a ir al rey, voy a ir al que me envió. Mirá Rey yo estoy haciendo aquello por lo cual yo fui llamado".
Joab dijo: "No vas a ir" y mandó a otro. El diablo siempre va a levantar un falsificador para tratar de simular tu bendición. Parece que el otro está prosperando, parece que el otro está sano, parece que el otro tiene una buena familia. y vos decís: "¿Cómo si no tiene al Rey en su corazón?".
El otro es un falsificador, ese está corriendo delante de ti, ese parece que está haciendo tu bendición pero dice la Biblia que Aimaas salió detrás y empezó a correr. Y lo pasó y llegó primero, porque aunque hayas salido último en la carrera, en Dios llegarás primero.
Aunque todavía no lograste tu casa, en Dios la lograrás. En Dios tendrás tu coche, en Dios tendrás tu prosperidad.
Aunque arranques tarde, llegaras primero, llegarás adelante porque Dios te dará la unción del corredor. No importa que tengas 40, 50, 60, 70, 80, aunque hayas conocido al Señor hace poquito, empieza a correr.

¡Voy a abrir mi mente, Dios me dará salidas a mi problema!
Voy a estar en acción, voy a moverme, voy a hacer algo. No voy a estar a quieto viendo como Joab me roba la bendición, porque Joab nada me dio y nada me quita.


Para que nadie me maltrate, siempre buscaré un motivo para estar con gozo

Llenate del gozo del Señor. Aimaas llegó primero porque no se dejó negativizar, no se dejó contaminar ("¿Qué te crees que el rey te va a dar recompensa?", "¿Vos te crees que lo vas a lograr?", "¿Vos que saliste de la droga?", "Vos que tus padres son pobres, vos te vas a morir igual"). Pero Aimaas dijo: "No, a mí no me importa lo que dice el enemigo, yo tengo una orden del rey. A mi me llamó el rey y me dijo que yo era corredor y yo voy a ser corredor hasta que el rey me diga lo contrario. Porque el rey que me ama es el rey que me llamó y es el rey que me está esperando".
A José lo vendieron por unos pesos, pero él siempre supo que él no valía lo que la gente decía que valía sino lo que Dios dijo que él valía. No importa donde estás y lo que te pasa, lo importa es que vos sepas tu valor, vos vales la sangre de Cristo, vos vales el precio por el que te compraron que es la sangre del Cordero.
No importa los obstáculos, vos sos un corredor. No importa que te hayan maltratado, buscá cosas en que gozarte, decí: "Todo lo puedo. Si otro puede, yo también. Dependé de vos mismo y de Dios y de nadie más. Si te dan ayuda, Gloria a Dios. Si trabajás en equipo, Gloria a Dios. Pero tu vida depende de vos, vos darás cuenta por vos y harás todo lo que esté a tu alcance y Dios te va a bendecir. Sembrá siempre buen trato, aprendé a respetar a la gente, respetá al que nadie respeta, honrá al que nadie honra. Porque el Señor dice: "Con unos de los pequeñitos que hagas bien, yo te honraré delante de mi padre".
A la gente hay que respetarla, pero cuando alguien se meta con tu sueño, ahí peleá. Cuando Aimaas se le metieron con su vocación, el dijo: "No, me vas a dejar ir". Y como Joab sabía que iba a ir igual, le dijo: "Bueno, andá". Porque el diablo sabe, el diablo tiene que saber que si él toca tu suelo, vos le vas a decir: no, diablo, basta. Te ato en el nombre de Jesús. Yo voy a hacer lo que Dios me dijo que iba a hacer".

Bernardo Stamateas

Si este Mensaje te ayudó

Comparte este mensaje con 3 (tres) Amigos tuyos.

Shalom

 

El mensaje en audio Loquendo:

{
}
{
}

Deja tu comentario Venciendo obstáculos emocionales: El maltrato

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre